Carlos Jordán y Rocío Romero a hombros en Dos Torres

IMG-20160814-WA0012

Novillada mixta sin picadores con motivo de la feria y fiestas en honor a San Roque de Dos Torres, en la que el público asistente, que cubrió en alrededor de dos tercios el aforo del coso usía, mostró su apoyo y calor hacia las dos jóvenes promesas cuyo mano a mano servía de plato fuerte para un festejo en el que ambos, Carlos Jordán y Rocío Romero, se han repartido un total de ocho orejas y dos rabos.

Cuatro apéndices se llevó el de Villanueva, que recibió a su primero con una larga cambiada de rodillas en el tercio, para posteriormente intentar estirarse a la verónica, apuntándose dos buenos lances por el pitón izquierdo y la media de remate. En el último tercio de este turno llegó lo mejor de su actuación en la tarde, con un novillo de Couto de Fornilhos muy huidizo al que entendió bien por el pitón derecho, llevándolo templado y largo en varias tandas en las que el jarote volvió a dejar patente su buen gusto en el manejo de la franela. También al natural hubo muletazos sueltos de buen trazo. Estocada casi entera como broche y dos orejas. Idéntico premio recibió tras lidiar a su segundo, de Santa Teresa, un animal reservón e incierto que cuando tomaba la muleta lo hacía con transmisión y recorrido. Se pudo ver en los momentos en que Jordán se la dejó puesta y ligó varios muletazos por el pitón derecho. La estocada, buena de ejecución y colocación, subió la nota a su labor.

Rocío Romero paró sobre los pies con la capa a su primero, de Couto de Fornilhos, que también tendía a mansear. Basó su faena de muleta en el pitón derecho y por ahí, en tandas cortas, lo intentó llevar largo y por abajo, abrochando con buenos pases de pecho. Trasteo a más que finalizó con los que probablemente fueron los mejores muletazos de la tarde, en una tanda postrera, también con la diestra, en la que bajó la mano y alargó la embestida, haciendo el toreo con mucha verdad. De estocada entera algo desprendida rubricó su labor, siendo premiada con dos orejas y rabo. Redondeó su pleno de trofeos en el último de la tarde, un ejemplar de Santa Teresa de embestida informal y algo descompuesta. Tras mansear en los primeros compases de la lidia, lo sujetó Rocío en el último tercio para acoplarse mejor con la muleta en la diestra. La estocada, esta vez casi entera y baja, fue de nuevo suficiente, precediendo a la petición y concesión de los máximos trofeos.

Abrió la tarde el rejoneador Francisco José Alcázar, que se las vio con un novillo de Couto de Fornilhos que le puso en serios apuros durante la primera mitad de su labor, llegando a sembrar el desconcierto en el ruedo y estando a punto de herir seriamente a dos de los caballos del murciano, que evidenciando nerviosismo y, seguramente, escaso oficio, anduvo entre dudas y con contados aciertos en su actuación. A pesar de ello, se le compensó con una oreja.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dos Torres. Novillada mixta sin picadores. Dos tercios de entrada.

Erales de Couto de Fornilhos (1º para rejones, 2º y 3º) y Santa Teresa (4º y 5º). Bien presentados y de juego dispar.

Francisco José Alcázar: Oreja.

Carlos Jordán: Dos orejas y dos orejas.

Rocío Romero: Dos orejas y rabo y dos orejas y rabo.

En las cuadrillas, destacó la completa tarde de Juan Romero “El Zorro”, tanto con las banderillas, en el primer novillo de lidia a pie, como con el capote, en el tercero. Igualmente, destacó Francisco Charro con las banderillas en el último novillo de la tarde.

Actuó como sobresaliente José Antonio Alcalde “El Rubio”, que ejecutó un quite por chiculinas y tafalleras en el tercer novillo de lidia a pie.

Juan J. Espinosa

Fotos: Rafael Sánchez Pineda