Córdoba sin Finito y Finito sin Córdoba

Tras conocerse la decisión del Juzgado cordobés el pasado Martes en la que  se le daba la razón a la empresa taurina Ramguertauro S.L para poder  llevar a cabo la próxima feria taurina de Ntra. Señora de la Salud 2014 con unos carteles en los que no aparecía, y lo que es peor aún, no aparecerá el nombre de Juan Serrano “Finito de Córdoba”.  Esto es, como si en La Maestranza sevillana un Domingo de Resurreción no toreará Curro Romero estando en activo…

Sin entrar en polémicas entre la empresa y el torero, me gustaría expresar mi sentimiento raro y desconocido hasta ahora al ver unos carteles de nuestra feria sin el nombre de Juan. Con el paso de los años, todos teníamos asumido que alguna vez podría pasar esto por motivos obvios de edad o de una hipotética retirada del maestro, pero nunca hubiéramos imaginado la ausencia del mismo estando en activo y justo probablemente en uno de los mejores momentos de su trayectoria tras su paso exitoso por la Feria de Fallas, Brihuega, etc… en la que ha demostrado estar a un nivel espectacular tanto físico como artístico.

Finito decidió llevar por bandera el nombre de nuestra ciudad por todo el mundo. Como bien saben, nació y además se crió en Sabadell y sus primeras corridas de toros las presenció en la Monumental catalana. Es de agradecer y mucho su gesto con Córdoba al anunciarse  así en los carteles desde sus comienzos. Córdoba también le ha dado mucho a Juan, se le ha exigido mucho eso sí, probablemente a sabiendas de las muchas capacidades del torero. Se le exige al que puede, y Juan puede y mucho. Siempre ha tenido a sus seguidores y a sus detractores como todo artista, pero lo que nunca se le puede negar al torero es su compromiso con la ciudad califal.

Córdoba y Finito han formado durante muchos años un binomio perfecto, sinónimo de éxito desde que debutará allá por el año 89 en nuestro albero y donde nunca ha faltado, incluso en sus temporadas más flojitas. Compartió aquellos míticos mano a mano desde novillero con “Chiquilín” donde conseguían poner el cartel de “no hay billetes”, algo impensable hoy día por en Córdoba. Ha sido el torero que más veces ha cruzado la Puerta de Los Califas, el que ha tirado del carro durante muchas temporadas de la feria sólo con su presencia. Ha indultado los dos únicos toros en la historia de éste coso como fueron” Tabernero” de Gabriel Rojas aquella mítica tarde del 28 de mayo de 1994 y “Bondadoso” de Domingo Hernández el 29 de mayo de 2004. Ambas tardes levantó los cimientos califales provocando el fervor popular con su toreo de ensueño.

Podríamos seguir recordando míticas tardes del fino, que es como se le conoce en el mundo taurino y entre sus más íntimos. ¿Quién no recuerda el toro de Ana Romero al que cuajó de principio a fin? ¿Ó el de Guadalest? ¿Y el de Cebada Gago?¿ y el jabonero de Núñez del Cuvillo en una tarde de agua al que reventó al natural en los medios? ¿y el de La Palmosilla en una tarde con polémica porque no quiso pasearlas en la vuelta al ruedo?… son tantas y tantas tardes de gloria de el torero de El Arrecife que podríamos pasar muchas horas hablando de ellas, pero éstas son quizás las que más se recordarán entre los aficionados cordobeses y el propio torero.

Con todos estos argumentos expuestos, se nos hará muy difícil el no poder verlo hacer el paseíllo tras 25 años ininterrumpidos haciéndolo en su plaza y justo en una temporada en la que nos tiene muy ilusionados con su “segunda juventud” y en la que él mismo manifestó en una rueda de prensa en el Hotel Córdoba Center que tenía mucha ilusión de poder demostrar lo que lleva dentro en su tierra. No podrá ser aquí, pero eso sí no dudes en que los cordobeses y los que somos finitistas viajaremos este año para poder verte. Has vuelto a conseguir eso…nos espera seguramente Málaga, Madrid (que ya no queda ni una sola entrada), Granada en la reaparición de José Tomás, El Puerto…y un largo etc…

Sin más, quiero desearle la mayor suerte del mundo a Juan en esta mágica temporada que se le presenta y sobre todo darle las gracias por hacerme vibrar y sentir lo que siento con su toreo en una plaza…

También quiero desear la mayor suerte del mundo a Ramguertauro en la próxima feria cordobesa, porque su éxito será el nuestro, el de todos los cordobeses.

Fidel Núñez