De la Fuente y Lamet brillan en La Carlota

lametlacarlotaPresentada la exposición “De Morante y Azabache” e interesantísima conferencia sobre “Tauroeconomía”

Si la noche del viernes, primera de las IV Jornadas Taurinas de La Carlota, se dedibaca  a nuestra historia  y larga tradición en el toreo, así como a la relación entre la Tauromaquia y el Flamenco, la jornada de ayer sábado era en clave de futuro. Futuro en los ocho jóvenes aspirantes que se batieron en la semifinal del II Bolsín Taurino, y que hoy tendrá continuidad con la, a buen seguro, reñidísima final que disputarán los tres que han conseguido su pase a la misma.

Futuro, por la juventud de su autora, y presente, por el objeto de su obra, en la exposición “De Morante y Azabache”, que se inauguró a primera hora de la noche y que estará también disponible para visitar durante toda la jornada de hoy. Y también presente y futuro en la conferencia “Tauroeconomía”, tema tan exento de tópicos y tan centrado en realidades y en verdades irrefutables, que puso broche al interesante y completo sábado en La Carlota.

moranteyazabacheAbrió la noche con una fusión tan rica como bella: toreo y fotografía. Si a eso añadimos la sensibilidad de una autora y el magnetismo artístico y estético del objeto captado, la combinación es sublime, como pudo comprobar. “De Morante y Azabache”, es una muestra de 10 imágenes dedicadas a José Antonio Morante Camacho, “Morante de la Puebla”. Un único protagonista y tantas cosas expresadas en cada captura. Instantes efímeros, que gracias al talento de Sara de la Fuente tras el objetivo, se perpetúan y quedan, bellos e indelebles, para ser contemplados y admirados. O dicho en palabras de la propia Sara “Un hechizo que comienza con un escalofrío y llega en forma de dulce veneno al corazón”.

Le siguió una brillante ponencia del periodista sevillano Juanma Lamet. Conferencia enriquecedora y más que necesaria, ya que de un tiempo a esta parte, y debido al ataque que la fiesta sufre desde sectores antitaurinos, muchas veces amparados por movimientos políticos y casi siempre financiados y organizados, el inmovilismo y la recurrente alusión a la tradición y al peso histórico y artístico de la Tauromaquia, avalada por intelectuales, artistas y personajes notorios de distintas épocas, ha dejado de ser suficiente para defenderla. El no hacer nada, tan propio del sector taurino, o más bien, el hacer sin demasiadas miras de futuro, ha hecho perder algunas batallas, aunque por suerte, y ojalá estemos a tiempo, la guerra no se ha perdido.

En ese frente de defensa, el toreo cuenta desde hace un tiempo con figuras como Juanma Lamet, al que su afición y pasión por la Tauromaquia, hace dedicar parte de su tiempo y conocimientos para sacar a la luz el enorme potencial económico que posee.

Sólo así, ante el sinsentido de prohibiciones veladas, como la sucedida en Madrid hace unos días, con el anuncio de la retirada de subvención a la escuela taurina, se puede responder con datos contundentes, como, por ejemplo, los más de 60 millones de euros que aporta la Tauromaquia a la economía madrileña, o los 3550 millones de euros que en 2014 supuso el impacto de la misma en todo nuestro país. Por no hablar de la sempiterna mentira antitaurina de las subvenciones, tantas veces ya rebatida y abrumada con datos incontestables. Muchos de ellos fueron puestos sobre la mesa anoche por el periodista de Expansión, entre ellos, los casi 200000 empleos que genera la Tauromaquia, directa e indirectamente en nuestro país.

Lamet, como también en su momento el profesor Juan Medina, ha abierto este camino al servicio del sector taurino y sin duda alguna para el bien de todos los aficionados a los toros. Ahora sólo falta que el sector se mueva de verdad para ponerlo en valor.

Por lo pronto, sirvió para que aprendieramos, y mucho, en este ámbito. Y sirvió para que, junto a la belleza de las fotografías de Sara de la Fuente, el toreo brillara con luz propia hasta bien entrada la madrugada carloteña.