“Gallo de Córdoba”: “No me quiero quedar en un simple toque de atención. Hay que buscar algo más”

gallolasventasEl domingo vuelve a Las Ventas

Habrán transcurrido 931 días sin enfundarse el traje de luces para hacer el paseíllo. La última vez, justo en el mismo escenario que le espera en poco más de 48 horas. Madrid, Las Ventas, una cita importante siempre y, en muchos casos, como el que nos ocupa, decisiva. Así lo piensa el protagonista, “Gallo de Córdoba”, que tiene en el 10 de abril la que, espera, pueda ser primera revalida de una nueva etapa que le conduzca por caminos menos empinados que el que ha tenido que andar en los últimos dos años y medio. “Ya se lo que es Madrid. Partiendo de eso, como ahora mismo no tengo nada, voy a ver si consigo que de ahí salga una temporada en condiciones”, expresa Andrés Jiménez, preguntado por cómo afronta el festejo. “Estoy tranquilo – prosigue –, tengo las tareas hechas porque no he dejado de entrenar, ya que desde el último parón no ha habido un sólo día en el que haya abandonado mi preparación”.

gallomayoral3

Una preparación que, en las últimas semanas fundamentalmente, y más aún tras hacerse oficial su compromiso venteño, se ha visto intensificada. “He podido hacer varios tentaderos y también he podido torear un toro a puerta cerrada. En general, me he encontrado bien. En un principio he notado algo la inactividad pero poco a poco me he sentido mejor, más acoplado y más a punto”.

Del largo periodo “en el banquillo”, Andrés Jiménez hace un balance que, a pesar de la dureza, define como productivo. “Al final, casi todo ha sido positivo. En esta vida, después de pasar por situaciones de desesperación que, en esos momentos, se puedan ver muy negativas y nos lleven a perder la cabeza en ocasiones, sacamos conclusiones sobre ellas y ya no las vemos tan negativas como cuando las estábamos viviendo”. Concretamente, el novillero del Campo de la Verdad, considera que “una vez que todo ha pasado y miras atrás, comienzas a verle el lado positivo a todo lo sucedido. Percibes la madurez que has adquirido, lo que te conoces mejor, el saber hasta donde se puede aguantar y cuál es tu capacidad de superación. En definitiva, son batallas que uno tiene consigo mismo y que poco a poco las va ganando”. Esas batallas, en muchas ocasiones durante este tiempo, Andrés Jiménez las ha librado en soledad. “Estar sólo, sin nadie, como en aquellos momentos en los que me alejé de la gente del toro y seguí por mi camino, me ha enseñado muchas cosas, y sobre todas ellas, he aprendido a valorar la dureza que tiene estar sin torear y lo importante de no abandonar aquello en lo que crees, con la esperanza de que pronto llegue una nueva oportunidad. Eso es lo que más agradezco de este parón, que me ha enseñado toda la dureza y lo amargo que tiene estar parado. Ese día a día sin saber lo que pasará mañana, la prueba constante y diaria para ver dónde está tu límite. Ahora, viendo que he podido aguantarlo y que vuelvo a tener la oportunidad de torear, es como si tuviera delante un baúl cerrado, del que creo que tengo la llave para poder abrirlo”.

IMG_1985

Pasado el tiempo y esos momentos de soledad, el novillero cordobés ha conseguido encontrar una nueva persona en la que confiar y que en estos momentos se ha hecho cargo de su carrera como apoderado. Se trata de Curro Cruz, con el que llegó a un acuerdo después de que este lo viera torear en las calles. “Durante este tiempo – explica Andrés –, he estado toreando en encierros, siempre buscando encontrar alguna salida a mi situación. Coincidí con Curro Cruz en Ciudad Rodrigo, donde por la mañana soltaron un toro bastante complicado y estuve muy bien con él. Eso le llamó la atención. A mediodía, de los toros que corrieron hasta la plaza, me puse delante de dos con seis años, y la verdad es que ahí, según me dijo, lo convencí para que se pusiera en contacto conmigo y habláramos de mi situación y de su intención de echarme una mano. No hizo falta más, ya que yo creo que cuando se da una palabra entre hombres no hace falta nada más. Acordamos que él me ayudaría a mí en lo que pudiera y que yo lo ayudaría a él dándole razones para luchar por mí. Por ahora, las veces que hemos ido al campo me ha ayudado a ir corrigiendo y mejorando cosas. Es un gran profesional. También, en el día a día, tengo la suerte de seguir teniendo a mi lado a Enrique Reyes Mendoza, con el que comparto entrenamientos y preparación”. De esta forma, el torero vuelve a sentirse respaldado y confiado en que puede valer la pena seguir intentando hacerse hueco en la profesión. De momento, los objetivos están claros.  “Todo lo que me he marcado con Curro Cruz pasa por Madrid. De que yo sea capaz de darle motivos importantes, dependerá lo que pueda suceder el resto de la temporada”. Entre esas otras cosas que puedan suceder en la temporada, se encuentra Córdoba, con cuya empresa, Andrés Jiménez confirma que “se ha hablado, pero a día de hoy aún no tenemos ni respuesta afirmativa ni negativa”.

gallo2

Mientras llega esa decisión, la respuesta inmediata está en Las Ventas, donde “Gallo de Córdoba” buscará sellar con éxito el final de una dura travesía y el inicio de otra que le pueda conducir hacia un futuro doctorado. “Ahora es totalmente distinto. El domingo empieza una nueva etapa, que afronto con ilusiones renovadas y con una mentalización acorde con lo que me juego, ya que pienso que en otras ocasiones en las que he toreado en Madrid la mentalización y la idea de afrontar la tarde no ha sido la que llevo ahora. Yo siempre he sido un toreo dispuesto, que he ido a darlo todo, pero ahora, sinceramente, creo que además de eso hay que ir buscar algo más. No me quiero quedar en un simple toque de atención”.

Juan J. Espinosa / J.L. Cárdenas / Álvaro Mora

Fotos: las-ventas.com