Interrogantes sobre una feria “en construcción”

loscalifasvacioEspeculaciones. Tan solo eso existe ahora mismo, a menos de mes y medio vista, acerca los carteles de la próxima feria de la Salud en Córdoba. Es normal, habida cuenta de que los aficionados en la capital, a pesar de tener una plaza que administrativamente es de primera categoría y que históricamente ha dado festejos a lo largo de toda la temporada, ahora mismo únicamente tienen el aliciente de un reducido abono ferial. Por eso, al llegar estas fechas, la expectación aumenta y, con ella, los rumores acerca de quiénes serán los nombres que conformen la cartelería del ciclo.

Es habitual, durante el último lustro, que un mismo nombre se repita: José Tomás. La venida del deseado torero de Galapagar comienza siempre a sobrevolar la ciudad de Los Califas allá por febrero. Normalmente, el rumor sobre su presencia se va diluyendo a medida que pasa el tiempo y las señales, por parte de empresa y prensa, se debilitan y desaparecen. No ha sido así en las dos últimas temporadas. La pasada, por ejemplo, tras admitir la FIT que se encontraba esperando su respuesta, se sucedieron las noticias e informaciones al respecto, llegándose incluso a afirmar que JT haría el paseíllo en Córdoba y que, además, iría acompañado, en mano a mano, por José Antonio “Morante de la Puebla”. Tras esto, la empresa se encargó de cortar el goteo de “exclusivas” con un comunicado en el que afirmaba que el torero madrileño no estaba contratado para la feria, cerrándose así el capítulo 2015 de este ya tradicional rumor taurino cordobés. Un rumor que ha vuelto a reaparecer, como no podía ser de otra manera, en 2016. De momento, y a pesar de que la especulación lo ha acartelado en varias ternas, la empresa no ha desmentido con tanta rotundidad como hizo el pasado año su presencia en la feria. Es más, ya en algún medio se ha admitido que hay contactos y que se está, nuevamente, a la espera de respuesta. Quizá más que una respuesta afirmativa o negativa, lo que también se estará intentando será abrochar los flecos de una contratación que no es fácil, habida cuenta de los requisitos que, presuntamente, exige JT para cerrar los acuerdos. Tanto es así, que se llega incluso al extremo de condicionar la conformación del abono a su presencia o no en el mismo, sin que hasta el momento tampoco haya clara una estructura en cuanto a número de festejos que se pretenden programar en la semana feriada cordobesa.

Venimos de dos corridas de toros, una de rejones y una novillada con picadores, además de la becerrada “Homenaje a la Mujer Cordobesa”, fuera de abono y organizada por el Círculo Taurino de Córdoba con la colaboración, entre otras entidades, de la empresa gestora de la plaza. Sobre el papel, la intención de la FIT sería repetir esquema, o al menos eso es lo que ha afirmado José Cutiño en algunos medios. Sin embargo, han salido informaciones recientes en las que se habla de que esa idea podría modificarse, incluso aumentando una corrida de toros en detrimento del festejo de rejones, lo cual ya ha provocado la reacción de algún colectivo ligado a esta disciplina. Otra cuestión en el aire son los festejos menores, como la novillada con picadores o incluso la posibilidad de anunciar una sin picadores. El pasado año se recuperó la primera en detrimento de la segunda. ¿Sería posible anunciar ambos festejos en el ciclo? Novilleros hay, y de la tierra, para no tener que ir muy lejos a buscarlos.

Aún sin resolver lo anterior, pasamos al capítulo de actuantes, sobre el que las especulaciones y rumores son variados. Hay una frase que emplea mucho José Cutiño para referirse a posibles nombres para su ferias, cuando aún están en proceso de gestación, que más o menos viene a decir que los que se anuncien van a ser los toreros que están en la mente de los aficionados. Pues eso. En la mente hay muchos y no todos, lógicamente, caben en el abono. Además de José Tomás, el gran deseado y esperado, por el que parece que todo está en “punto muerto” hasta ahora, nos encontramos con Juan Serrano “Finito de Córdoba”, en un año especial, cumpliendo un cuarto de siglo de alternativa, razón de más para tratarlo con la categoría que merece en una plaza en la que nadie supera sus registros, ni numéricos ni artísticos. Después, vienen esos otros nombres “en la mente de los aficionados”, como podrían ser Morante de la Puebla, Alejandro Talavante, Julián López “El Juli” o Miguel Ángel Perera, por citar a algunos entre los que siempre suenan. También, teniendo en cuenta de que se trata de una feria organizada por la FIT, en la mente del aficionado podrían estar como posibles Diego Urdiales y el que para entonces ya será matador de toros, Ginés Marín, que tan buen sabor dejó en el pasado festival a beneficio de la AECC. Y cómo no, los jóvenes aspirantes al trono, que han iniciado la temporada postulando en serio, como López Simón, José Garrido o Roca Rey. Como referencia, para hacer cábalas en cuanto a quíenes y cuándo podrían venir, ya tenemos ahí los carteles oficiales de Granada, feria que este año coincide de lleno con la de Córdoba y que presentó hace varios días sus combinaciones.

Hay más, seguro, “en la mente de los aficionados”, pero valgan estos como ejemplo. Incluso, hace unos días, uno de estos aficionados me hablaba de que en su mente también entraría Juan Ortega, el último matador de toros salido de la escuela taurina cordobesa. ¿Quién sabe? La mente es amplia y el pensamiento libre.

Hablando de escuelas taurinas y de jóvenes promesas, nos encontramos, por un lado, con el deseado mantenimiento de la tradicional becerrada “Homenaje a la Mujer Cordobesa”, para lo cual, a estas alturas, ya debería haberse producido contacto entre el Círculo Taurino de Córdoba y la FIT. El intento por parte del Círculo ha existido, aunque desconocemos el resultado. Luego estaría la también necesaria novillada sin picadores, que no sólo en la feria, sino que históricamente en otras fechas, no ha faltado en “Los Califas”. Actualmente, novilleros sin picadores como José Antonio Alcalde “El Rubio”, que se ha clasificado por segundo año consecutivo para el Ciclo de novilladas sin picadores de la AAET “Pedro Romero”, Romero Campos, que viene destacando como alumno de CITAR, Carlos Jordán, que espera su debut en Córdoba, o Rocío Romero, que igualmente espera el citado debut en la capital y que viene de realizar una buena primera temporada de luces, conformarían una esperanzadora baraja para anunciar un festejo atractivo para el aficionado, en el que se tuviera la oportunidad, como otros años ha sucedido, de comprobar las evoluciones de las jóvenes promesas de la tierra y de que estas optaran a dar un toque de atención importante, en un escenario de categoría, de cara a su futuro inmediato.

Por ahí pasaron, por ejemplo, novilleros con picadores de Córdoba como Manuel Fernández “Mazzantini”, Andrés Jiménez “Gallo de Córdoba” y Javier Moreno “Lagartijo”. También, un aspirante a ingresar en el escalafón de los del castoreño, Rafael Reyes. Es decir, que para plantearse la opción de repetir novillada con picadores en la feria también existen alternativas cordobesas. Sin ir más lejos, el triunfador de la pasada feria entre ellos: Javier Moreno “Lagartijo”.

No podemos olvidar, claro está, que la FIT gestiona las carreras de otros novilleros, como es el caso de Joaquín Galdós o Leo Valadez. Sin embargo, dando por hecho que uno o ambos podrían entrar en ese hipotético festejo, cabría preguntarse si de cara al futuro, para incentivar a la afición cordobesa, no sería lo más acertado estimularla con novilleros locales que pudiesen destacar y competir con la élite de su escalafón. Así, quizá, se abrirían más posibilidades, si estos noveles consiguen que el aficionado cordobés les siga y se desplace para verlos torear – a Málaga, por ejemplo, como botón de muestra de plaza gestionada por la misma empresa -. El primer paso, sin duda, es verlos en casa y que los triunfos valgan una repetición. De lo contrario, tal vez, ese estímulo no exista o se diluya rápidamente.

En cuanto al ganado, aquí la “mente del aficionado”, a pesar de que pudiera ir más allá, sabe lo que hay en cuanto ve a los posibles actuantes. Por lo pronto, Juan Pedro Domecq, que tan vacía corrida echó el pasado año, justo el mismo día en el que era elogiado por la que lidiaba en Madrid, ya anunció hace tiempo que tiene un encierro reseñado para Córdoba. Del resto, sí, los nombres que están en la mente de todos. No hay más. Lo único que habrá que desear y exigir es que se respete la categoría de la plaza en cuanto a presentación, integridad y normalidad en las mañanas de corrales previas a los sorteos.

De momento, todo está así. Sin carteles, sin nombres, tan solo los que están “en la mente de los aficionados” y que cada vez son más recurrentes, haciendo crecer rumores y especulaciones. Todo queda, por ahora, en interrogantes sobre una feria que sigue en construcción y para la que el tiempo sigue descontando. Por ello, la respuesta oficial para conocer el resultado estará al caer, así como todo lo relacionado con la promoción y difusión, a través de actividades paralelas, que no deberían faltar bajo la firma de la FIT. Y oír al aficionado, claro, así como adoptar medidas y crear las sinergias oportunas para asegurar su renovación y con ella el futuro. Tomar en consideración sus propuestas y seguir en el camino, felizmente iniciado – por fin – recientemente, de tomar el pulso real a Córdoba. Que no es fácil ya se sabe. Que solo intentándolo de verdad se sabrá si es posible, también. Porque JT, quizá para hoy y sumado a otras prestaciones, es necesario, pero ¿y mañana?

Juan J. Espinosa