“Los Califas: 50 años en números” (IX) – Las “corridas del siglo”

plaza-de-toros-de-cordobaCorría el 1 de junio de 1982 cuando Ruíz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar acompañados por Victorino Martín y su mayoral, protagonizaron uno de los episodios más famosos de la tauromaquia al salir todos a hombros por la puerta grande de Madrid. Fue tal el impacto de aquella corrida, retransmitida en directo por Televisión Española, que  se llegó a repetir su retransmisión televisiva hasta en dos ocasiones, denominándose desde entonces como “La Corrida del Siglo”.

El Coso de Los Califas, a lo largo de sus cincuenta años de vida, también ha acogido sus particulares “corridas del siglo”. Hasta en 3 tardes la terna actuante ha cruzado a hombros el umbral de la Puerta de Los Califas acompañada por el ganadero y/o el mayoral de la ganadería. Hagamos repaso de estas tardes históricas.

25/05/1985. El manido tópico de “corrida de expectación, corrida de decepción” se vio desmentido en esta tarde de feria en la que se colgó el cartel de “No hay Billetes” ante la expectación creada por el mano a mano entre los hermanos “Campuzano” con los famosos toros de Victorino Martín, que vivían en aquella época su máximo esplendor, y que se saldó con un balance de 7 orejas. Las expectativas se cumplieron y tanto José Antonio (oreja/vuelta/2 orejas) como Tomás (Oreja/oreja/2 orejas) salieron a hombros de los aficionados cordobeses por la Puerta de Los Califas acompañados por Victorino Martín.

Los componentes de este cartel fueron asimismo protagonistas en las otras 2 “corridas del siglo” cordobesas. Ambas  tuvieron lugar al año siguiente.

26/05/1986. En esta ocasión no fueron los “victorinos” sino los toros que pastan en los pagos de “Córdoba la vieja” y propiedad de D. Ramón Sánchez , los que, tras serle cortadas 9 orejas, propiciaron la multitudinaria salida a hombros de Los Califas. En esta ocasión volvió a ser protagonista José Antonio Campuzano (División/2 orejas), quien se vio acompañado, al cruzar la puerta grande, por Víctor Méndes (2 orejas/oreja), Emilio Oliva (2 orejas/2 orejas) y el mayoral de la ganadería cordobesa.

28/05/1986.  Dos días después, y por segunda vez en esa misma feria, la Puerta de Los Califas se volvió a abrir, de par en par, para que la cruzara a hombros la terna actuante, que aquella tarde estaba compuesta por Ruíz Miguel (oreja/2 orejas), Dámaso González (2 orejas/ovación) y otro de los protagonistas de la corrida triunfal del año anterior, Tomás Campuzano (oreja/2 orejas y rabo). Los toros en esa ocasión volvieron a llevar el hierro de Victorino Martín, quien, por segundo año consecutivo, acompañó a todos los espadas actuantes en su salida triunfal del coso cordobés.

Además de estas corridas citadas hubo otras en las que todos los toreros componentes del cartel contrajeron méritos suficientes como para salir a hombros por la Puerta de Los Califas pero, por distintas circunstancias, no se llevo a efecto tan apoteósica salida. Esas tardes fueron las siguientes:

25/05/1965. Era la primera corrida de la primera feria celebrada en el nuevo coso tras la corrida de su inauguración. Tomaba la alternativa el bujalanceño Agustín Castellano “El Puri”(2 orejas/palmas) de manos de Manuel Benítez “El Cordobés” (Ovación/2 orejas y rabo) en presencia de Manuel Cano “El Pireo” (Oreja/2 orejas y Rabo). Se lidiaron 4 toros de D. Manuel Arranz, 1 del Duque de Pinohermoso y el de la alternativa que fue de los Herederos de D. Carlos Núñez. El balance de trofeos total: 7 orejas y 2 rabos. Terminado el festejo salieron a hombros “El Pireo” y “El Puri” pero “El Cordobés”, convaleciente aún de un percance sufrido en la madrileña plaza de las Ventas el día anterior, declinó acompañarles en la salida.

25/09/1967. Dos años más tarde, en la, tristemente desaparecida, feria de otoño, y de nuevo con “El Cordobés”(2 orejas y rabo/ovación) como uno de sus protagonistas, en esta ocasión acompañado por Diego Puerta (División/2 orejas y rabo),que abría cartel, y José Fuentes (2 orejas/ovación), que lo cerraba, los 3 espadas no abandonaron la plaza a hombros por la Puerta de Los Califas si no que, según la crónica de aquel festejo, fueron despedidos por “una ovación de gala como gratitud por sus actuaciones en esa tarde inolvidable”. En esta ocasión 5 de las reses lidiadas llevaban el hierro de los Hdros. de D. Carlos Núñez y una (4º) el del Conde de Mayalde.

26/09/1967. La tarde siguiente de la corrida citada anteriormente, los espadas integrantes del cartel fueron “Zurito” (2 orejas/vuelta), Manuel Cano “El Pireo” (División/2orejas) y Pedrín Benjumea (2 orejas/ovación). Se las vieron con 4 toros de la ganadería cordobesa de Martínez Benavides y 2 del Conde de Mayalde. Tras las 6 orejas cortadas, al finalizar la corrida, el público asistente les “tributó una ovación clamorosa” a los 3 espadas.

28/09/1968. En la feria de septiembre del año siguiente una corrida de los Hdros. de D. Carlos Núñez se fue al desolladero sin 9 orejas y un rabo y facilitó el triunfo de Diego Puerta (Oreja/2 orejas), “El Viti” (2 orejas/oreja) y “El Cordobés” (oreja/2 orejas y rabo). Tras la apoteósica faena del diestro de Palma del Río al último de la tarde la gente saltó al ruedo y “El Cordobés” fue “alzado en volandas por la multitud y sacado de tal guisa de la plaza”, olvidándose de Diego Puerta y “El Viti”, quienes fueron “despedidos con cariñosas ovaciones”.

25/09/1971.Un cartel internacional conformado por tres matadores de segunda línea y debutantes en Córdoba, como el mexicano Curro Rivera (oreja/oreja), el albaceteño Julián García (oreja/2 orejas) y el colombiano “El Puno” (2 orejas/vuelta), completado con 6 toros de Lorenzo y Alejandro García Martín, constituyó una sorpresa, más que agradable, para el escaso público asistente al Coso de Los Califas en aquella tarde septembrina. Las 7 orejas conseguidas les hicieron protagonistas de una de las tardes más brillantes vividas en la plaza cordobesa. A pesar de ello tan sólo Julián García salió a hombros de la plaza. Curro Rivera abandonó la plaza a la muerte del 4º de la tarde por tener que actuar al día siguiente en Francia mientras que “El Puno” “salió por su pie pero escoltado por la ovación del respetable”.

26/05/1983. La tarde más prolífica en trofeos (9 orejas y un rabo) vivida en Los Califas, junto a la celebrada el 28 de septiembre de 1968, la protagonizaron Emilio Muñoz (oreja/2 orejas), Tomás Campuzano (oreja/oreja) y Paco Ojeda (2 orejas y rabo/2orejas). El juego dado por los  “Núñez” de la ganadería de “González Sánchez-Dalp y los trasteos de los 3 espadas a todos ellos llevaron la locura a los tendidos. Sin embargo el único paseado a hombros al terminar la lidia del sexto toro fue Paco Ojeda quién por aquel entonces constituía la máxima atracción de los carteles.

Manuel Arrebola