Los comienzos en el Ciclo de Becerradas

Rocio RomeroComenzó el ciclo de becerradas en clases prácticas que desde hace dieciocho años viene organizando la Asociación de Escuelas Taurinas de Andalucía “Pedro Romero”, donde se promocionan los nuevos valores de las Escuelas Taurinas Andaluzas.

La primera cita tuvo lugar en la plaza de toros de Camas y la segunda, en la plaza de toros de la Escuela Taurina de Jerez, en Chapín, donde ya se perfilaron los primeros triunfadores.

Dadas las circunstancias que atraviesa el sector, es de valorar el esfuerzo y trabajo que desde la organización realizan cada año para que puedan torear el mayor número de alumnos de dichas Escuelas, con ganaderías de garantía donde los ganaderos titulares muestran su ayuda para que los aspirantes puedan promocionarse.

Son escasos los festejos de becerradas que se organizan, casi siempre suelen ser clases prácticas organizadas por las propias escuelas para que puedan ir abriéndose camino los que comienzan su andadura en el bello arte de la tauromaquia, razón de más por la que los que participan en este ciclo llegan con todas sus ganas e ilusión.

Precisamente el próximo domingo, la Escuela Taurina de Córdoba estará representada en la tercera selección, que tendrá lugar en la plaza de toros de Espartinas, por una alumna. Se trata de Rocío Romero, que pese a su corta carrera, ya ha demostrado formas, ganas, ilusión y lo más importante, querer ser torero.

Personalmente no conozco a Rocío, tampoco la he visto torear, pero me cuentan que lo hace con gusto y además tiene raza. Tampoco abandona sus estudios, que a fin de cuentas, la formación académica también cuenta.

También la vecina Escuela Taurina de Jaén estará representada por un alumno en Villaluenga del Rosario. Se trata de Antonio Jesús Gómez, al que sí conozco personalmente y tuve la oportunidad de ver en su debut en público, además de la evolución que está alcanzando desde aquella fecha.

Espero que ambos consigan el ansiado triunfo y puedan verse las caras en la gran final que tendrá lugar en la plaza de toros de Osuna.

Verónica Ruiz