Opinión: ¡Qué viene el lobo!

lobo¡Que viene el lobo!, ¡que viene el lobo! En Córdoba llevamos varios años empleando esta famosa frase del popular cuento infantil “Pedro y el Lobo” para referirnos a presumibles hostilidades futuras contra la tauromaquia provenientes de las huestes animalistas. Pues bien, al igual que sucede en el cuento, al final, el lobo ya ha llegado. Y también nos ha pillado confiados y desorganizados.

Y como no podía ser menos, viniendo de donde viene, el lobo se ha presentado con apariencia camuflada. “Declarar Córdoba ciudad libre de circos con animales” es el título de la moción presentada. Nada que ver en apariencia con la tauromaquia. Pero ¡ay!, ¡qué indiscretas son las redes sociales! Los impulsores de la moción cometieron un desliz a través de twitter que dejaba al descubierto el verdadero objetivo: “NI TOROS ni circos con animales…” twittearon desde “Ganemos Córdoba”.

A la luz de este twit, los puntos 4 y 6 de la moción se muestran como 2 afiladísimos colmillos dispuestos a hacer presa en la tauromaquia. Por una parte, en el punto 4 se pide “La NO AUTORIZACIÓN y financiación de espectáculos públicos con animales que incluyan su maltrato…” y por otra, en el punto 6 se propone “Instar a la Junta de Andalucía a que, en base a sus competencias extienda estas prohibiciones a todo el territorio autonómico…” O lo que es lo mismo, buscan en primer lugar obstaculizar los espectáculos taurinos desde el ayuntamiento y con posterioridad su prohibición desde la Junta de Andalucía que es la competente para ello.

Los lobos siempre atacan a las presas más débiles. Ya se ha demostrado en los casos de Barcelona, Mallorca y alguno más. Por desgracia la Córdoba taurina, en la actualidad, se encuentra en estado muy grave y era de prever que sería uno de los primeros objetivos de la manada animalista para iniciar su incursión en Andalucía.

Aquí encuentran el caldo de cultivo perfecto para poder perpetrar sus planes: un equipo de gobierno en minoría, débil y servil, sometido (como ya ha quedado demostrado en asuntos de otra índole) a los dictados de la fuerza política que los ha aupado al sillón de la alcaldía y que es precisamente la impulsora de la moción.

La situación es más que preocupante, y más si tenemos en cuenta el único precedente hasta ahora, de la actuación del actual equipo de gobierno en relación a la tauromaquia. Éste consistió en  retirar la financiación a los “Talleres Didácticos Infantiles del Museo Taurino” que tan buena labor habían realizado en el fomento de la cultura taurina entre pequeños y mayores.

Esta moción representa los muletazos de tanteo de la lidia y muerte de la fiesta en Córdoba  pretendida por los animalistas. El resto de la faena dependerá de la reacción que la Córdoba taurina tenga ante este primer envite. De nosotros depende. ¿Nos dejamos hacer y permitimos que los antis salgan a hombros con una faena de aliño o nos revolvemos con bravura, los desbordamos y provocamos su espantá? ¡Cómo echo en falta la plataforma por la que clamaba en mi anterior cavilación!

La moción se lleva a pleno el martes. Quedan sólo 2 días y se echa en falta algún tipo de manifestación al respecto de la Federación Provincial Taurina de Córdoba, de la Sociedad Propietaria del Coso de los Califas o de la empresa gestora del mismo. La mayoría de la crítica taurina cordobesa permanece en silencio y las reacciones de los aficionados en las redes sociales han sido mínimas hasta el momento. Estas redes se han mostrado como un medio rápido y eficaz en la movilización social y los políticos se muestran muy pendientes de lo que ocurre en ellas. No estaría de más que la Córdoba taurina mostrara su malestar en ellas en estos días previos al debate de la moción. Está demostrado que sólo la respuesta social hace que los políticos recapaciten.

El permanecer impasibles confiando en que no va a pasar nada sólo puede reeditar la historia de la Monumental de Barcelona. Adoptar una actitud derrotista y caer en la falta de autoestima, actitudes muy propias de esta ciudad, solo dejarán vía libre para campar a sus anchas a los que quieren acabar con la Fiesta.

Encomendarse a San Rafael, Jesús Caído o la Virgen de los Dolores es recomendable, pero no conviene olvidar que, aunque todo dependa de Dios, hay que trabajar como si todo dependiera de nosotros. Es la hora de mostrar que #CórdobaEsTaurina.

Manuel Arrebola