Sevilla, para que una efeméride comience a brillar

sevilla6Finito de Córdoba afronta en la Maestranza su primera cita de luces en el año de su XXV aniversario de alternativa

El destino, caprichoso a veces, no ha querido dejar pasar la oportunidad abrileña de comenzar a dar el brillo que merece a una efeméride como la del 25 aniversario de la alternativa de Juan Serrano “Finito de Córdoba”. Y es que será la Real Maestranza de Caballería sevillana la que acoja mañana su primer paseíllo de luces este año. Tiene connotaciones muy especiales esta actuación, ya que fue en Sevilla donde, veinticinco años atrás, el torero cordobés despedía su sobresaliente trayectoria novilleril. El siguiente paseíllo sería en su tierra para doctorarse en Tauromaquia.

La relación de Finito con Sevilla siempre ha sido especial. Es, obviamente, una plaza querida y deseada por todos los toreros, pero en el caso del de El Arrecife, el amor fue a primera vista, cuando un 28 de abril de 1990 se presentó por primera vez ante el público sevillano y, también, ante miles de cordobeses que le vinieron a arropar desde su tierra. Finito entró en Sevilla y se ganó, por derecho propio, un hueco entre los predilectos de la afición hispalense, que enseguida captó esa distinción que tenía en sus formas aquel joven nacido en Sabadell y cómo transmitía, de manera tan personal y natural, el toreo que ejecutaba.

finosevilla2004

Juan Serrano caló en Sevilla desde el primer momento, y hasta el cinco ocasiones llegó a anunciarse como novillero en el año que apenas le quedaba en dicho escalafón. Pudo abrir en un par de ocasiones la Puerta del Príncipe, pero la espada, como posteriormente le ocurría como matador, truncó el sueño, pero no así el bello idilio mantenido con la Maestranza.

El de mañana será su 34º paseíllo como matador de toros en Sevilla, el 39º total en esa plaza a lo largo de su trayectoria profesional. De los 25 años en el escalafón superior, fueron 18 anunciándose de manera ininterrumpida en el abono sevillano, hasta que llegó un parón, desde 2009, que felizmente finalizó el pasado año.

Esta claro que, sin haber sido uno de los diestros más “orejeros”, ni tener en su haber ninguna salida por la Puerta del Príncipe, es indiscutible que Finito de Córdoba es torero del gusto de la afición sevillana, de esos a los que se espera y por los que, a poco que hay material propicio y la inspiración está de cara, merece la pena pagar una localidad. Sus cifras, queda dicho, no son espectaculares en cuanto trofeos, habiendo conseguido 3 orejas como novillero y 5 como matador.

finosevilla2007

Las sensaciones, más allá de esos números, vienen dadas por los recuerdos de varias de sus actuaciones, como la ya mencionada de su debut en la Maestranza. También, la del día en el que cortó su primera oreja como matador en Sevilla, en la feria de San Miguel, cuando le tocaron la música toreando de capote, o aquel domingo de resurrección con Curro y Espartaco, donde también tocó pelo y protagonizó una faena de mucha entrega en la que llegó a ser violentamente volteado por un toro de Torrealta.  Inolvidable fue su paso por la feria de 2000, con una faena de gran clase a un toro de Capea y otra sensacional a “Opíraro”, de Juan Pedro Domecq, perdiendo la Puerta del Príncipe con la espada en el segundo de su lote; o esa otra gran faena al natural, en 2001, que cuajó a “Dísparate”, de Victoriano del Río”, en una tarde de lluvia. Otras, igualmente destacadas aunque malogradas con los aceros, son las de 2002, en viernes de preferia, a toros de Hnos. Sampedro y Victoriano del Río, la de 2004, a uno de Jandilla, o la de 2007 a un ejemplar de Juan Pedro Domecq. Así, hasta llegar al pasado año, el de su reencuentro con Sevilla, tarde en la que firmó uno de los trasteos más sabrosos de la feria ante un toro de El Pilar, del que perdió un trofeo por su tardanza en doblar.

Argumentos, lógicamente, más de calidad que de cantidad. Aunque volviendo a los números, es destacable reseñar que en estos veinticinco años como matador de toros, Finito de Córdoba ha compartido cartel en Sevilla con prácticamente todas las figuras de los distintos momentos atravesados en este cuarto de siglo. Así, son un total de 36 matadores distintos los que han acompañado a Juan Serrano en sus paseíllos sevillanos. El que más, Emilio Muñoz, con seis, seguido de Curro Romero, Joselito, Morante de la Puebla o El Juli, con cuatro, lo cual dice mucho de su peso y colocación en un abono en el que ha llegado a anunciarse dos o tres tardes durante varias temporadas.

sevilla5

Sin ser con el cartel más rematado, obviamente, al menos Sevilla ha tenido la sensibilidad que ha faltado en otras plazas este año, como Valencia o Madrid, de anunciar a Finito de Córdoba en su cartelería, como conmemoración de sus 25 años como matador de toros. Será la primera vez que se enfrente a toros de Fuente Ymbro – de donde es torero de la casa – en la Maestranza, y también la primera que comparta cartel en este escenario con su amigo y compadre Juan José Padilla.

No faltarán cordobeses en los tendidos del Baratillo, como es tradicional, y a buen seguro, en el ánimo del torero estará poner un broche de altura – en punto y seguido, claro – a estos veinticinco años de relación especial con el coso sevillano. Quién sabe si la primera vez de Finito de Córdoba en un “sábado de farolillos” pudiera acabar instalada en la memoria de los más gratos recuerdos y sensaciones dejados en esa plaza por tan exquisito y esperado intérprete del toreo bueno.